EL OTOÑO DE MI VIDA




Hago entrada al otoño de mi vida.
Lista estoy para engalanarme con los colores que la sangre del oso tiñó al otoño de terrosos calientes, dorados velados y rojos brillantes.
Tras de mí, el séquito de amores y anhelos por alzar.
Si en mi camino aparece la sombra enamorada de mi irrevocable invierno, con voz cálida y templada le susurro al oído: espérame a la salida, sabes que llegaré vestida de recuerdos y nostalgias, y a ti me entregaré; pero hasta entonces… vete y aguarda.

© Mercedes Ridocci