QUERIDA ALMA MÍA







Querida alma mía,
te me vas sola,
extendida en tristeza,
flotando en ondas saladas.

Te buscaré en mi deshabitado ser.
Escribiré en tu tierra melodías de agua,
danzaré en tus vientos corrientes de fuego,
te regresaré viajando en savia viva,
y de nuevo anidaras mi cuerpo.

© Mercedes Ridocci