EN LA HABITACIÓN DEL LLANTO




Sus pasos retumban pánico
sus palabras huelen a hiel
sus golpes saben a muerte.


© Mercedes Ridocci