Vestida con la sombra de la luna
perfumada con la luz de mi ansia
detenida en la estación prohibida de tu cuello
te envolví con la piel de mi deseo. 


© Mercedes Ridocci