SACUDIDAS DE MISERIA





Me arrojé al mar de la lujuria
revolcándome entre olas de lascivia.
Dentellé sus aguas con las uñas del vacío,
sacudidas de miseria salieron de mi boca,
ahogándome en su inmundicia.

© Mercedes Ridocci