QUEDAMENTE





Quedamente
con sigilo
–rumor de suave lluvia–
entraste en mi vida.

Ayer callado silencio
hoy sonora melodía.

© Mercedes Ridocci