CUENCA VELADA - CONCA VELADA




CUENCA VELADA

Agostado el deseo
la espalda aguarda el silencio.
Pendiente callada
cuenca velada
noches sin viajero.




© Mercedes Ridocci 




CONCA VELADA

Agostat el desig
l’esquena atén el silenci.
Vessant callada
conca velada
nits sense viatger.



Comentario adjunto a la traducción:

Querida Mercedes: Hermosa esa construcción poemática en esa sucesión de sintagmas que acaban en la metáfora del desamor, la ausencia y el vacío: ‘noches sin viajero’. Metáfora A de B, sumativa no sólo de planos real y simbólico, sino también de su capacidad de evocación por asociación: si la noche es el ‘tempus amoenus’ por excelencia, el tiempo propicio del amor, no menos lo es la alegoría del viajero, a lo largo de la larga tradición lírica universal.

El resto, geografía del paisaje corporizado...

Un mimo.

Pere Bessó.