SIN PIEDAD




Oscuras llamas de un fuego asesino
rompen en mi cuerpo,
sin piedad,
obstruyen el fluir de mis venas,
sin remedio,
hielan mi sangre febril,
sin un perdón.


© Mercedes Ridocci