Huellas de amor y odio
estampan el barro del camino.
Estelas de fuego y cenizas
remolinos  de viento y tierra
hieren las espaldas
nublan los pasos dados
ciegan el horizonte
de una existencia cansada.


© Mercedes Ridocci