EL SILBO DE LA SERPIENTE


Imagen del audiovisual BOCANADAS DE AIRE



Podéis atarme de pies y manos,

encerrarme en la mazmorra más oscura,

pero nunca podréis acallar mi palabra,

escribiré en los muros con la sangre de mis puños,

danzaré con la rebeldía de la serpiente que silba su veneno.


Podéis atarme de pies y manos,

encerrarme en la mazmorra más oscura,

pero nunca podréis ahogar mi voz ni aplastar mi veneno.



© Mercedes Ridocci