Fotografía: Manu Ridocci

Ya no amanece en casa.
Los días son sombras en noche temprana
el reloj ya no marca los segundos
en el calendario ya no hay números
la radio es un zumbido sin sentido
la cocina ya no huele a nada
las paredes lloran cal
los techos se disuelven en brazos de telarañas
las ventanas se han vuelto opacas
los espejos han perdido su reflejo
en el suelo ya no hay huellas.

Todo es silencio
¡Tan temprano!

© Mercedes Ridocci