Mar enfurecido y bravío
que golpeas la noche y alientas tinieblas
que ensombreces mi ser y agitas mi miedo.

Qué vuelva pronto la mañana
para que acaricies el día
y sostengas claros,
para que alumbres mi alma
y aquietes mi espanto.


©Mercedes Ridocci