Por caminos sin huellas

colmados de troncos secos

de mares sin aliento

de un cielo de estrellas ciegas,

a ti te encontró la muerte.

Y yo… 

me desgarré en los filos de tu tierra, 

de tus aguas, 

de tu cielo mío.

 

Mercedes Ridocci