Con los ojos velados
por el aire gélido
que mana en la casa,
sus dedos tientan
las grietas del amor
en paredes vacías.

Presa del desconsuelo,
se irá con una herida en el vientre
las manos atadas
los pies esclavos.