Lejos, muy lejos

 

Lejos, muy lejos

las risas 

gotean en cristales sin ventana.

 

Cerca, muy cerca

sollozan

las puertas cegadas del destierro.