El reloj, incesante,
marca el tiempo
al igual que mi dolor.

El humo del cigarro se disipa
en círculos concéntricos,
mi dolor es un círculo perenne
ceñido sobre si mismo.

Apuro el café amargo,
amargo como el tormento.

Mercedes Ridocci

(Imagen descargada de google.)