La muerte es una señora alada
agazapada en el lomo,
perene enamorada,
celosa de la vida.

Desde el trono del poder
otorgado por la eternidad,
imprevisible, chupa con su beso
la savia del elegido
despliega sus alas,
y con vuelo alto
se le lleva consigo
penado a la infinitud.

© Mercedes Ridocci


Imagen: Madonne de Edvard Munch.


En la fosa del tiempo
habitan sombras soñadasde su estéril primavera,
las acaricia con lengua de fuego
afloran nítidas y ardientes
colman el vacío de su cuerpo antiguo
la soledad de su inconsolable espíritu.

Envuelta en polvo desoído
llora la inseparable y corpórea sombra de su vida

la que abriga su espalda.


© Mercedes Ridocci


Imagen: Busto de Clamille Claudel - Rodin