Por caminos sin huellas

colmados de troncos secos

de mares sin aliento

de un cielo de estrellas ciegas,

a ti te encontró la muerte.

Y yo… 

me desgarré en los filos de tu tierra, 

de tus aguas, 

de tu cielo mío.

 

Mercedes Ridocci 

 

LOS FRUTOS DE TU PIEL

Desocupé mi cuerpo

rellené el hueco deshabitado

con los frutos de tu piel.

Embarqué en tus manos, 

viajé de tu boca a tus entrañas

deshecha en tu sangre

enredada en el vello de tu vientre.


Viví eterna hasta tu muerte.


***



Imagen: descarga de google (siento no conocer su autoría)

 

REMENBRANZAS DE AMOR

Joaquín Benito Vallejo

 

 

REMEMBRANZAS DE AMOR

(Dedicado a Mercedes)




No es tu cuerpo, redondo y bello, únicamente.

No son solamente las hermosas rosas de tus pechos.

 

Eres TÚ quien me invade.



Tú eres más que nadie. 

Me has amado por encima de todas las cosas, de todos los dolores, de todas las tragedias, por encima de mi traición, de mi crueldad y estupidez. 

Ni con la eternidad podré amarte tanto como debía haberte amado. 





1

 

Me he alimentado de sombras.

Las buscaba por los rincones

Y me las llevaba con ansia a la boca.



Pero has aparecido tú.

 

Traías la vida en los ojos

Y dos mundos en el pecho.



Tu sentimiento crecía

En tu vientre como un río

En el que a veces te ahogas.

 

Eras otra sombra.



Te miraba a escondidas

y tenía miedo de tocarte

porque te esfumaras.

 

Desapareciste una noche

con todas las sombras,

cuando sin saber cómo

se dilató mi piel

y tu cuerpo se abrió al mío.

 

Nos amamos cada día

con un amor distinto.



A veces te ahogas

y tu pena me traga a mí.

 

 

2

 

Mis brazos relinchan por tu cuerpo

Tu cuerpo: serpiente, estrella, agua…

El río de tu boca se desborda

Mis labios contracorriente avanzan



       Laberinto de recuerdos

       Pero huyes como el viento

            Pero vuelas como el agua

 

La noche, el silencio, tus ojos



            Verde pozo en ascuas

            Verde mar de soledad en llamas



Zozobra mi dolor de niño

Tus pechos me apuñalaban

 

 

3

 

Abre tu cuerpo desnudo y amplio como la lluvia

y dáselo al mundo, amor mío.

 

Sumerge tus manos hasta el fondo

de tu nacimiento en búsqueda implacable,

y arranca todo tu amor, no olvides nada.

 

Extrae todo tu inconmensurable universo,

todas tus rosas y tus lágrimas

ofréceselo al mundo a cántaros

 

no te olvides nada recuerda,

no te dejes nada para ti

aparecerás sola y amplia, inabarcable

como la naturaleza.

 

Tu cuerpo desnudo ofrécelo. 

Tu alma

Tu cuerpo total,

tu boca y tu muslo y tu espalda,

todas tus cavidades y asilos.



Tu yo profundo y oscuro poblado de entresijos.

 

Ofrécete toda,

tierra y río y primavera.

Y no pidas nada a cambio.

 

Te amarán diluvios.

Serás más tu que nunca y más extensa.

La luz se doblegará por tu ansiedad,

echará pétalos tu ser indefinido.

 

Todo tu amor para el mundo entero

y serás tú, amada.

Será eterna tu grandeza.

 

 

 

 4



HE colmado las ansias de la vida.



Solo tu cuerpo no me ha saciado.



Lo busco cada mañana entre los desbrozos de mis sueños

Y cada atardecer me detengo en silencio

A contemplarlo.



Desnudo.



Desafiando a las viejas y a las nuevas religiones,

Se abre ante mí el caminar inmenso.



Descanso junto a la piedra caliente

Y entregada la boca en el regazo del pubis,

Penetro en la misteriosa estancia

Donde los placeres aún no han sido descubiertos.

 

Nos apresuramos a sacudirnos la tierra

Que nos echaron encima,

No se haga tarde.



A leer promesas bajo el lodo,

Deshilachar los nudos y

Reconstruir nuestra futura infancia.



Y salimos eufóricos de tan arduo trabajo,

Y nos descansamos uno en otro

Hasta dentro de un rato,



Cuando los pájaros nos llamen y comencemos.

 

 

 

5



Vámonos al silencio, amor,

detrás de la lluvia

cuando emigran las palomas.



Vámonos donde seamos

tú y yo.



Vámonos a los abrazos hondos

envueltos de fuego.



A pasear por el cuerpo y

Sentarnos al atardecer

en una ola.



Vámonos, amor, a la vida.



Juntos hemos de hacer nuestra

la cadencia de los tigres, el mirar de la loba,

y edificar la palabra en nuestro pecho.



Vámonos, amor, a amarnos.



Olvidemos las noches lóbregas

en la isla sola, con alaridos y desamparo,

en que se nos perdía la risa

a jirones.



Sobre todo ello

hemos de emerger, arrogantes,

tú y yo.

 

 

6



Cuando te palpo, palpo la vida.

 

Me enamoro de ti cada mañana,

Me deslizo y trepo sobre ti,

Modelo y dibujo tus cavidades y altozanos,

Con mi ansia.

 

Descubro tus recovecos y veredas,

Abro tus poros y exhalo su olor,

Me embriago.

 

Ruedo entre matorrales, tomillo y tierra,

Detengo el tiempo,

Lleno de danzas el espacio.

 

Tu piel se extiende más.

Tu cuerpo ocupa todos los océanos.

Fluyo entre las olas,

Bajo el silbo del aire.

 

Acuesto la mirada tranquila,

Llena de paz.

 

Quiero expresar la dicha.

 

Imposible.

Tú eres más.

 

 



Me gusta ver tu pubis claro.

Ancho, amplio, plano, selecto, como un manjar inabarcable.

 

Mis ojos se adentran en él tímidamente.

Recorren el paisaje infinito.

Van invitando a mis manos a flotar sobre él. 

Silenciosamente, con miedo a desdibujar su silueta.

 

Ya están sintiendo sus delicadas ondulaciones.

Su cálido respirar.

Su fiebre tibia.

Ya están llamando a mi boca, y mi olfato a paladearlo.



Se impregnan de él.

Lo absorben suave y profundamente.



El aroma se va acumulando en el fondo de mis sueños.



Los labios se abren, el paladar aspira, tu piel lo empapa.



La lengua es lava derretida que resbala cubriendo tus altozanos.



Asciende hasta la boca del volcán.



Va bajando hasta el fondo derritiéndose en ascuas.



Se funde con el fuego.

Crepita.        



                                                                                

Es llama, y es ascua, y es humo y es ceniza.

Vapor húmedo y caliente.



Se despide estremeciéndose,

Deshilachándose hacia el cielo eterno.

 

 

8

 

Cierra los ojos.

Escucha la música,

Deja que entre por tus oídos.

Deja que entre por tu piel, 

por tu cuerpo entero.

Deja que tu cuerpo se abra, tiemble…

 

Abrázame.

Rodéame el cuello con tus manos,

Rózame la nuca.

Fúndete conmigo.

 

Mis brazos envuelven tu cuerpo.

Nuestros rostros unidos.

Aspiramos nuestro aliento.

Nuestros cuerpos pegados.

 

Escucha la música.

Estremécete conmigo.

 

Deja que tus manos y brazos recorran mi cuerpo.

Pálpame, siénteme.



Mi brazo izquierdo sobre tu espalda plana,

Mi mano abierta te aprieta y te pega a mí.



No de despegues.

Estremécete conmigo.

 

Tus pechos acogen mi corazón.

Siente como palpitan juntos.

 

Mi brazo derecho baja hacia tus nalgas

Metiéndose los dedos entre ellas

Acercan más la vida de nuestros cuerpos.



Se rozan nuestros sexos.

Nos balanceamos pegados y unidos por la música 



Ella nos mueve.

Nos mecemos en ella.

Con las piernas entrelazadas.

¡abrázame!
¡apiérname!

 

Deja que la música nos lleve.
Estremécete conmigo.