31/10/10

DESLIZA HÚMEDO EL DÍA


Cespedosa de Tormes - Provincia de Salamanca

Desliza húmedo el día,
la tierra entona ancestros,
el cielo ronco enmudece y escucha,
el aire agita atestados vacíos,
el alma cautiva inflama anhelos.

Mercedes Ridocci

30/10/10

EL HUECO QUE DEJO TU CUERPO


Fotografía - Mercedes Ridocci

El hueco que dejó tu cuerpo
en la sábana blanca de la noche,
se tiñó del insondable color de tu mirada,
del oculto perfume de tu voz,
del arcano sabor de tus manos,
del recóndito tacto de tu aliento
del inquietante bramido de tu espectro.

Mercedes Ridocci

28/10/10

ENTRE EL DÍA Y LA NOCHE

Imagen descargada de Google

Entre el día y la noche.
Luz quimérica,
tiempo que se diluye en un espacio pendiente,
ni pasado, ni futuro,
solo infinito presente
que se mueve entre certeza e incertidumbre
que se agita entre luces y sombras
que vacila entre la vida y la muerte.

Mercedes Ridocci

24/10/10

CLAMO AL VENERADO OLVIDO


Imagen: San Sebastian - Guido Reni - 1610


Me duele la memoria de tu femíneo respiro.
Escalofríos de un calvario que no cesa
se alientan en mi costado herido,
me suspenden en un tiempo postrado.

Clamo al venerado olvido,
que me arrulle en su seno,
llenarme de él,
vaciarme de ella.

Mercedes Ridocci

21/10/10

EL ESPEJO


Fotografía - Mercedes Ridocci

Se miró en el espejo;
vio sus ojos secos,
inundados de una vida no vivida,
de sueños no soñados,
de memoria sin recuerdos.
              Vio sus labios marchitos,
brotados de palabras no dichas,
de gritos asfixiados,
de besos no besados.

Se miro en el espejo y solo vio el reflejo
de un baldío desierto.

Entonces lloró





Mercedes Ridocci

15/10/10

EL ARTE


Fotografía del álbum: "Ensayos sobre el fuego"

El arte no admite vestido.
No admite máscaras
Desnuda es su alma.
No tiene tapujos.
No miente.
Al arte tiene la sangre roja,
Corre por arduos caminos
Se asoma sin miedo a los abismos
Se derrama en las tinieblas
Se encuentra en el albor

Mercedes Ridocci



14/10/10

PORQUE SÉ QUE VENDRÁS


Mi cuerpo
Tierra viva

Terreno montañoso
que esculpes con el cincel del deseo

Valles profundos que penetras
con tus manos, con tus dedos.

Cerros que solo tú puedes alcanzar,
con tus labios, con tu lengua.

Colmado de lagos trasparentes
donde mi imagen profunda
espera ávida el reflejo de tu rostro.

Porque sé que vendrás.