26/12/10

NOSOTROS




Montaje de fotografía - Mercedes Ridocci

Pies suspendidos entre viejas piedras grises.
Ojos mirándose en un tiempo infinito.
Bocas cerradas, ahogando besos.
Manos que dibujan imposibles tactos.
Perpetuos caminantes
de angostos senderos,
soñándose amantes.

(Del poemario "Lava del alma" - Mercedes Ridocci)






20/12/10

CITA EN NAVIDAD




José Luis Ridocci
Papá,
fuiste ayer regocijo de mi niñez,
eres hoy ausencia derramada.

Día tras día,
en el silencio del destierro
vierto citas secretas
de íntimas miradas,
de apacibles palabras,
de brindis sonoros
y suaves caladas

Hoy, una vez más,
el canto de tus cenizas
me devuelve tu voz caliente,
tus amarillos dedos de tabaco negro,
tu copa y la mía cantando melodías
tu olor a nueces e higos,
tu guiño.

Cita en Navidad

Mercedes Ridocci

11/12/10

SANGRE BLANCA






















                                                             

                                              Pueblo de San Feliz - Provincia de León          

Aferró la daga entre las manos
y apuñaló el latir de sus ilusiones,
una a una.
Se bañó en sangre blanca,
blanca como la muerte.
Amortajó los restos con su vestido rojo,
rojo como la llama,
y los sepultó lejos de su tierra
-ni la pena asistió al funeral-.

Volvió sobre sus pasos,
transparente y vacua:
sus ojos sin luz,
su boca sin labios,
sus oídos cegados por el silencio,
su gusto insípido,
su tacto sin huella,
su espalda hundida,
sus piernas sin ritmo.

Naufragó en el tedio
esperando al único amor que le restaba:
La dulce y eterna nada.

Mercedes Ridocci



10/12/10

LABIOS RECOBRADOS


Boceto en acuarela para retrato final de Mercedes Ridocci - Artista plástico - Totom

                                                  http://www.totom.info

Otros besaron mis labios que ignoraban muertos
-lengua detenida, apresada en mi garganta-
néctares sin logro rociaron el vacío de mi boca
-inútiles bebedizos para mi oculto secreto-

Tuviste que llegar tú

-de un tiempo olvidado-
en tu lengua trajiste el jugo que custodiaste para mí
derramándolo ansioso en el pozo de mi boca

En mis labios floreció el rojo rubí

en mi lengua
el liberado y anhelado movimiento.




Mercedes Ridocci.