SE ABRE EL TELÓN





Se abre el telón

Tu sexo dolido se retuerce entre mi cuerpo de fuego apresado en hielo.
Se agrietan tus arterias, la sangre brota y el escenario se vuelve infierno.
Te revuelves entre llamas que queman,
mientras mi cuerpo de fuego apresado en hielo se desvanece en lágrimas estériles.

Una sombra de Neón cubre el techado negro,
tiene forma de mujer alada, voz de sirena, y aliento de agua.
Su hechicera lluvia templa el mortal calor del averno.
La sombra de Neón que tiene forma de mujer alada, voz de sirena y aliento de agua,
baja suspendida en hilos de pasión hacia tu cuerpo extenuado.
Te eleva entre sus alas que cantan seductivas y húmedas melodías.
El escenario se vuelve azul.

Un lago salado cubre el suelo y exhala vapores de un amor jamás alcanzado.

Se cierra el telón.


© Mercedes Ridocci



NO CESES




Vestida con la seda que cubre tus heridas

recobra tu cuerpo arrebatado.



No dejes que intangibles seres con púas en la piel

y veneno en el aliento

arrasen tu fecundo paisaje.



Libera la tierra que te pertenece
la tierra que con el arado de tus sueños has labrado
la tierra donde el rocío resplandece en tu vasta llanura
la tierra donde rayos de sol visten tu trigo de amarillo dorado
la tierra donde el aire mece tu falda de alma grana.

No dejes que intangibles seres con púas en la piel
y veneno en el aliento
arrasen tu fecundo paisaje.

No ceses en tu lucha.


© Mercedes Ridocci