29/8/11

ENVUELTO EN FAUCES DE SILENCIO

Imagen del álbum: "Ecos"

Tu nombre, oculto entre los vientos de un espacio sin dominio,
planea cada noche sobre mi piel zurcida con las sombras del destierro.
Envuelto en fauces de silencio, 
me muerdes con los dientes de mis incisivos versos, 
te retuerces en mi lengua con los fieros tornados de mi cuerpo, 
clavas en mi garganta las uñas de tu encarnizada herida, 
hundes en mi corazón la estaca de tu inquina mirada.  

Mercedes Ridocci



22/8/11

PORQUE NUNCA SERÉ





Porque nunca seré el mar anhelado de tu sueño,
porque nunca serás el reflejo ansiado del mío.
Porque nuestro amor flamea entre olas rotas
entre aguas ocultas de alientos imposibles
entre transparentes y a veces luminosas ondas cruzadas
entre la empecinada y utópica espera de un encuentro oceánico...
Nuestro amor no tendrá fin.


© Mercedes Ridocci


11/8/11

CUANDO LA CIUDAD AÚN DUERME


                       
Fotografía descargada de Google


Antes de cada amanecer, cuando la ciudad aún duerme,
y las sombras dibujan fantasmas en el llano de tu piel,
el sueño despierto de mi cuerpo
destella entre las cadenas de nubes blancas que zurcen tu cielo.
Me enjabonas con el sudor de tu deseo,
me enjuagas con el manantial que surte de tu boca,
me secas con el lienzo de tus manos,
me perfumas con el bálsamo de tu mirada,
me cincelas con los grumos de tu agolpada sangre,
me horadas con el vértice de tu vientre herido.

Y tú…
no sabes que lo sé.

(Del poemario "Lava del alma" - Mercedes Ridocci)


6/8/11

AGUA AHOGADA

Imagen de la performance "Metáforas de mujer" Acto 1º - "Orillas de viento y agua"
https://youtu.be/B69l9JwZY6Y 

El mar terroso se desplegó en viento negro.
Mi cuerpo de sal petrificada rompió en pétalos rojos,
aletearon sin rumbo al son de tus corrientes sin aire,
hasta secarse,
hasta quebrarse,
hasta perderse en agua ahogada.

(Del poemario Lava del alma)

Mercedes Ridocci


2/8/11

DESDE UN PUERTO SOLITARIO




Fotografía - Mercedes Ridocci

Desde un puerto solitario,
oculto en la entraña de tu noche oscura,
te embarcas en mi cuerpo líquido.
Te humedeces en el vaho ardiente de mi piel,
te bañas entre las algas pardas de mi pelo,
navegas en el piélago térreo de mis ojos,
buceas en el cielo acuoso de mi boca,
te anegas en la sal de mis caudalosas aguas.

Mercedes Ridocci.