AULLIDO SOLITARIO - UDOL SOLITARI

Escultura de Auguste Rodin

Comentado y traducido al catalán por Pere Bessó
-Poeta, traductor y filólogo-


AULLIDO SOLITARIO

En el caos de la pasión oculta
se agolpan los deseos,
sobre ave de mutiladas alas,
se extienden en ávido vuelo,
rompen en el húmedo abismo
de un aullido solitario.


© Lava del alma



UDOL SOLITARI


En el caos de la passió oculta
s'amunteguen els desigs,
damunt d'au d'ales mutilades,
s'estenen en vol àvid,
trenquen en l'humid abís
d'un udol solitari.
  
 Comentario de Pere Bessó adjunto a la traducción.


Estimada Mercedes:

Los deseos son aves solitarias como bestias hambrientas que aúllan en ambos territorios: el de las alturas, el de los abismos. No importan entonces ni las alas ni las garras fuera del juego de todos, que nos toca soportar en desplacer, hasta sumirnos -como bien señalas en el primer verso: en el caos de la pasión oculta...
Mis respetos,
Pere




TIERRA VEDADA - TERRA VEDADA

Imagen sacada de google

Comentado y traducido al catalán por Pere Bessó
-Poeta, traductor y filólogo-



TIERRA VEDADA

La Dama arranca su encorsetada casta.
Exuda nácar la espiral de su concha rota.
Vierte el néctar oculto
sobre tierra vedada.


© Lava del alma



TERRA VEDADA

La Dama arranca la seua encotillada casta.
Exuda nacre l'espiral de la seua clòtxina trencada.
Vessa el nèctar ocult
damunt de la terra vedada.



 Comentario de Pere Bessó adjunto a la traducción.



Querida Mercedes:
Recojo tu poema y lo traduzco. Un poema breve que, sin embargo, permite la ensoñación de lo erótico a través de una sensibilidad que parte a voluntad de elementos nobiliarios a través de un lenguaje culto y sin concesiones que hunde sus raíces en la poética trobadoresca. La Dama gentil y su encorsetada casta nobiliaria encuentran su símil y metáfora en el molusco. Fuera ya del tópico de la perla, la ostra y sus irisaciones, tú, amiga Mercedes, conservas, sin embargo, la atracción por la concha. La real y la simbólica. Y como quiera que ello es obvio tanto en el poema como en el propio discurso de la eroticidad y del ludismo, no cabe insistir en ello. Sos buena entendedora, que dirían mis amigos argentinos.  Y, a mayor abundamiento, la coherencia textual y asociativa lleva al goce de esa fluido de nácar oculto, como el derrame de la humedad más preciada. Una intimidad marcada en espiral, como la de la caracola marina, que rompe, al cabo, la naturaleza de su interioridad en sí misma. Un rompimiento, ay, en tierra prohibida, vedada. Terra nullius frente al hartazgo de la tierra prometida. Al fin el uso de la libertad frente al horizonte alicorto y demediado de las cartas marcadas. 
  





Solitaria añoranza que agita amordazada llaga
llaga que sangra baldío llanto
llanto que llueve en postrado fuego
fuego que muere en sombras de lánguida llama.

© Mercedes Ridocci