EMBARRADOS EN EL FANGO DEL TIEMPO






Embarrados en el fango del tiempo
construimos un volcán entre tu piel y mi piel.
Hirvió el fuego de los miedos, 
de las palabras no dichas,
de los rencores ocultos,
de las mentiras y envidias.
Hoy eructa explosión de ardiente lava,
ensañándose con rabia
en nuestras vísceras amargas.
Vomitando bilis,
revolcándonos entre sapos y serpientes,
engullidos por encrespadas grietas,
nos succiona la mortífera espiral 
al abismo del infierno.

Condena de no haber sabido amar.

© Mercedes Ridocci