10/3/11

MI CUERPO SE DISUELVE EN LLAMAS.



  La serpiente de los siete ojos penetra ondulando por mi columna,

  escupe su veneno rojo.

  Veloz, se extiende por mis venas,

  en su camino arrasa mis tierras soñadas

  dejando tras de sí devastados vacíos.

  El mortífero fluido, dueño de mis dominios,

  llega a la meta final.

  Invade el fondo de mi onírico universo,

  apaga con su fuego mi último sueño.


  Mi cuerpo se disuelve en llamas.

  Se espesa en hielo.

(Del poemario - Lava del alma - Mercedes Ridocci)