2/6/11

CRISTO TAMBIÉN SE REVOLVIÓ EN LA CRUZ


Imagen descargada de Google

Cristo también se revolvió en la cruz
Quiso desclavar sus manos con aullidos de hombre
mientras la sangre salpicaba su aura púrpura.

Quiso desclavar sus pies con sacudidas de animal herido
mientras su casta idolatrada sucumbía sobre la tierra que sustentaba la cruz.

Quiso cerrar la herida de su pecho con soplos baldíos
mientras el líquido rojo ahogaba su vientre.

Quiso arrancar las espinas que adornaban su cabeza con golpes en madero roto
mientras en su rostro se velaba el sudario de la muerte.

Con la mirada empapada de horror, gritó:

¡Soy un hombre! ¡No quiero morir! ¡No soy redentor de nadie!
¡NO SOY DIOS!

Mercedes Ridocci.