29/6/11

ONÍRICA BAILARINA

Fotografía del audiovisual "Metáforas de mujer": 1º acto - Orillas de viento y agua



Este poema es “la voz de la bailarina”
“La bailarina” ha necesitado “llegar al hombrón” y decirle su sentir.
Para quien no conozca su poema, lo podrá leer en la entrada anterior o enlazando a la entrada de su blog: Pesadilla del desconcierto


A Frank Rufino 

La bailarina vestida de noche
gira y gira sobre si misma
la danza del vértigo negro en una jaula dorada.
Exhausta, cae desplomada sobre un océano
de aguas rojas teñidas de azul cielo

Su canto de voz ahogada,
navega hasta el sueño silencioso del poeta.

En el centro de un espacio vacío y sin tiempo,
con pluma que emana sangre,
el poeta escribe en su carne abierta
pentagramas del eco que llega lejos.

La bailarina pulsa al son de sus trazos
la danza de la resurrección,
mientras la carne del silencioso poeta
encierra dentro de sí
el pálpito liberado de su onírica bailarina.

Mercedes Ridocci