11/8/11

CUANDO LA CIUDAD AÚN DUERME


                       
Fotografía descargada de Google


Antes de cada amanecer, cuando la ciudad aún duerme,
y las sombras dibujan fantasmas en el llano de tu piel,
el sueño despierto de mi cuerpo
destella entre las cadenas de nubes blancas que zurcen tu cielo.
Me enjabonas con el sudor de tu deseo,
me enjuagas con el manantial que surte de tu boca,
me secas con el lienzo de tus manos,
me perfumas con el bálsamo de tu mirada,
me cincelas con los grumos de tu agolpada sangre,
me horadas con el vértice de tu vientre herido.

Y tú…
no sabes que lo sé.

(Del poemario "Lava del alma" - Mercedes Ridocci)