Me derramé en la anegada arena de tus ojos
tu mano sin tacto no sujetó mi cintura
mi último aliento secó en tu boca amarga
y mi cuerpo blanco
vagó perenne
en el rumor de tu silencio.




© Mercedes Ridocci