Tu lengua
(una lengua que no entiendo)
habita en mi paladar
Cuando la boca se vuelve sombra
sus arcaicos enigmas
agrietan mi escondrijo
despiertan al atávico volcán
que anida en la cripta del letargo


© Mercedes Ridocci