Aviva mis labios de hielo
con los dientes rebeldes del deseo.
Alborea mis mejillas
con dedos de codicia
avaros de carne blanca.
Allana mi boca sola
con lengua de animal ladino
Turba mis ojos de noche
con la mirada del tigre.
Desata mi angosta vestidura
con el alma impúdica del sueño.


© Mercedes Ridocci



LA SAL DE LA NADA

Fotografía de la composición escénica Vías de energía -  Grupo Artesanato - Mercedes Ridocci



La flecha del vacío
lanza la sal de la nada
adoba la carne viva
la suspende en el abismo.



© Mercedes Ridocci

PODRÍA OLVIDARTE


Podría olvidarte,
ya lo sé,
pero te llevarías contigo mi dolor,
y yo…
quiero dolerme.

Abrazar sus dentelladas en la noche
sangrar fuego en la piel,
derramar su llama en mi entraña,
gritar hasta regresarme
en cada madrugada.

Podría olvidarte,
ya lo sé,
pero te llevarías contigo mi dolor.


© Mercedes Ridocci