Imagen - María José Sújar Durán


Aún a sabiendas de la inevitable caída,
al vértigo de la tierra en llanto,
a evaporarme entre sus lágrimas
me aferré sin espanto
a las ramas desnudas de tu tronco
a la corteza fría de tu invierno.


© Mercedes Ridocci