SOMBRA SIN FIN






Huyo del mediodía,
me escalofría su luz asesina,
sombra punzante,
abrojo en mis venas.

Corro hacia el tenue atardecer,
sombra extendida en apacible infinito,
ansiada morada.

© Mercedes Ridocci