MI FIEL CORDURA



Tuve que atravesar el umbral de la cordura,

encontrarme en la locura,

escuchar su voz de delirio,

entregarme a su cuerpo oscuro,

anegarme en su oculta transparencia.



Tuve que atravesar el umbral, mi fiel cordura,

regresar límpida a ti.




© Mercedes Ridocci