5/5/16

LA SOMBRA DE LA CIUDAD INTERMITENTE

Imagen descargada de google


Trenes de ida.

Estación de baldosas ya cansadas
y maletas afligidas.

Asfalto de huellas muertas,
pasos sin rumbo.

Lenguas de fuego
que calcinan alientos,
húmedos crepúsculos
de réquiems solitarios.

Restaurantes de platos tristes
y copas que ahogan vacíos.

Íntimas palabras que se perdieron
en lugares sin nombre.

Terrazas de soledad y estrofas impotentes.

Hoteles mediocres,
espejos empañados
con letras deshechas en llanto.

Noches de sueños que muerden la almohada,
manos entre sábanas que palpan la nada.

Madrugadas  tempranas.

Estación de baldosas ya cansadas
y maletas afligidas.

Trenes de vuelta.


 Mercedes Ridocci