Entre el tedio deambula mi mirada
sobre paisajes velados por la vida ya vivida
sin detenerme.


Él camina a mi lado
en silencio y contemplando paisajes de vida por vivir
demorándose en cada paso.

Un noche de luna menguante
masticaré la arena de la muerte
rechinará entre mis dientes
líquida y blanca arrastrará mi cuerpo
hacia la luz albina de la nada.

Él seguirá su camino
en silencio y contemplando paisajes de vida por vivir
demorándose en cada paso.




© Arrugas de silencio