28/1/23

LA ORANTE


Por detrás de la Orante,

con la rigidez del acecho
y paso condenado a muerte,
el macho apresa a la hembra
arremete su entrada sagrada.
La Orante, convulsa en placer caníbal
abandona su plegaria,
le extirpa la cabeza al macho
y con sublime orgasmo
succiona el seso reventado,
mientras el decapitado
con la carne fragmentada
derrama su espuma blanca
en el vientre de la Orante.

Mercedes Ridocci

No hay comentarios:

Publicar un comentario

  Quiere llorar y no puede, hace tiempo que se le agotaron las lágrimas al morir su hijo. Entra en su habitación todo está cual lo dejó, su ...